«El colegio Agora Portals ha sido para mi un hogar durante 7 años. Allí he crecido como persona, he aprendido y he conocido gente a la que nunca olvidaré. Al poco tiempo de llegar al centro el personal del Departamento de Orientación detectó que tenía dislexia. Desde ese momento recibí muchísima ayuda y apoyo tanto por parte del profesorado como de los especialistas. Su dedicación y la pasión que tenían por su trabajo saltaban a la vista.

Agora Portals es uno de esos centros con el que todo alumno sueña. Un lugar donde se alcanzan los retos y donde se consiguen cosas que tal vez te considerabas incapaz de hacer.  Es un centro que siempre llevare en el corazón y al cual le debo mucho.»

29 / 08 / 18