«Destacar algo de Ágora es difícil, puesto que son muchas las cosas que me llevo del colegio. Para mí fue una manera de ver el mundo de otra manera, tener la oportunidad de compartir una clase con tantas personas diferentes, con personalidades tan diversas, provenientes de otros países y culturas no puede más que aportarle a uno muchas cosas positivas. Me llevo las formas, el “buenos días, por favor y gracias” que, aunque ya lo sepamos, no está de más que nos lo recuerden. Me llevo a los Prefects, esas figuras que está bien recuperar para que los más pequeños tengan un modelo a seguir y los mayores tengan un compañero a quien igualar en valores.  Pero sobretodo me llevo el “Aprender a Aprender”, de mil y una formas posibles.»

29 / 08 / 18